El “sueño chileno” nunca alcanzó para todos.

La mediática visita del Presidente Piñera a la frontera colombo – venezolana hace poco más de dos años tuvo y tendrá efectos insospechados; basta ver como cientos de venezolanos realizan largas caminatas por el altiplano para intentar ingresar a territorio chileno, a través del pequeño poblado de Colchane.  Claro, en esa oportunidad la señal era contundente;  aquí estamos junto al “presidente encargado” Juan Guaido para entregar ayuda humanitaria al sufrido pueblo venezolano, y, en una de esas, si esto no resulta del todo; las puertas de Chile, están abiertas para ustedes.  Por cierto, en la desesperación de escapar de un país con una inflación de casi el 3 mil por ciento, donde se está pasando hambre y donde el Estado de Derecho no existe; la idea de emigrar es ampliamente comprensible.

El punto es que el paso en falso del presidente chileno, provocó varias externalidades, basta recordar que en ese instante el argentino Mauricio Macri y el brasileño Bolsonaro fueron más precavidos con una operación que tenía escasas posibilidades de éxito. Lo más seguro es que Piñera ya debe haber asimilado que la ansiedad por tener un protagonismo continental le jugó en contra, toda vez que también Chile tiene sus propias miserias y problemas no resueltos.  Si bien el derecho a migrar existe; en estos casos el remedio no puede ser peor que la enfermedad.

Justamente hoy el presidente de la UDI, Javier Macaya, analizó la actual crisis migratoria que vive nuestro país y realizó un mea culpa por la actitud que tuvo su sector antes y durante la crisis venezolana, luego de que el Gobierno realizara la expulsión de 87 migrantes desde la región de Tarapacá.  El timonel gremialista respondió a las declaraciones del precandidato presidencial de RN, Mario Desbordes, quien señaló en T13 Radio: “Nosotros los invitamos, prácticamente los fuimos a buscar. Cuando el venezolano llega a Chile dicen que aquí les abrimos la puerta y es cierto, estuvimos de acuerdo todos los líderes de Chile Vamos“.

“Creo que hay una reflexión respecto de como Chile se para ante este tema (crisis migratoria) que dejó de ser un tema solamente de Chile (…) Probablemente el sueño chileno, la visa democrática que en algún momento se puso arriba de la mesa, no fueron cumplidos para ellos“, afirmó Macaya.

“No quiero ocupar ni la frase ni el tono de Mario Desbordes -explicó Macaya- pero sí decir que creo que hay consideraciones humanitarias que se tienen que tener presentes respecto del fenómeno de la inmigración“. “No puede ser de Chile la responsabilidad de acoger a los migrantes que estánviviendo en esa opresión, sino que tiene que ser de todo el contexto latinoamericano“, fustigó el diputado.

También te puede interesar

Declaración de los 34; los polos se atraen.

Matrimonio u oportunismo igualitario; tiranía de las encuestas

Y ahora; la “Primavera Colombiana” !!

SEREMI SALUD DEL BIOBIO Y CRECIC ENTREGAN A LA COMUNIDAD GRAN “CENTRO TRAZADOR”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *