Oasis colonial en pleno esmog…

Para quienes somos provincianos, hoy generosamente llamados, “de regiones” siempre nos llamó la atención esa enorme iglesia colonial de color ladrillo emplazada en plena alameda de Las Delicias santiaguina. Con el correr de los años, ya viviendo en la capital de esta Capitanía General, entré con mi hija de 15 años al interior del Convento Franciscano;  ohhh, maravilloso encuentro con un momento histórico en que en la vida del hombre la presencia de la religión era fundamental; determinaba los grandes hitos de la historia vital; bautizos, confirmaciones, matrimonios, defunciones, entre otros. 

No obstante, el innegable e implacable paso del tiempo, la contaminación y el incesante ajetreo, dicho lugar se mantiene en pie, digna y estoicamente.  Conocer las costumbres, sueños, acciones y hábitos de nuestros antepasados es necesario para tratar de entender qué somos hoy, para explicar porqué hacemos lo que hacemos o porqué dejamos de hacerlo.

Visitar y disfrutar de ese lugar es totalmente recomendable, sin dejar de entrar al Museo Colonial contiguo, 500 y mil pesos (entrada general) son los valores actuales.

Y se abrió el claustro…

La iglesia de San Francisco es la construcción datada más antigua de Santiago (1618) y fue levantada por indígenas dirigidos por frailes. El convento aledaño, en cuyo primer piso se emplaza el museo, fue inaugurado en 1623. El conjunto arquitectónico fue declarado Monumento Nacional el año 1951.

La apertura del Museo de Arte Colonial San Francisco –ubicado en la principal arteria del país- puede considerarse un fruto del Concilio Vaticano II, que instó a los religiosos –entre muchos otros- a entrar más en contacto y diálogo con la sociedad civil, derribando muros, lo que en este caso fue literal.

Objetos litúrgicos, pinturas y esculturas creadas para la catequesis y la evangelización en el período de la Colonia se fueron acumulando al interior de los muros del convento franciscano más antiguo de Chile. Con el paso del tiempo, se convirtieron en valiosas piezas de arte e historia que dieron pie al Museo de Arte Colonial San Francisco.

“Estábamos conscientes de que el patrimonio que albergaba el convento y la iglesia de San Francisco formaba parte de la historia y de la cultura de nuestro pueblo, que también tenía el derecho de disfrutar de él, como patrimonio nacional”, recuerda el provincial de la época Fr. Francisco Javier Mac-Mahon.

Los frailes decidieron entonces destinar el primer piso del convento para la habilitación de un museo. La inauguración fue en la Fiesta de San Francisco, 4 de octubre, del año 1969.

COLECCIÓN

SALA SACRISTÍA: Aquí se pueden observar distintas imágenes de María y una serie formada por nueve pinturas cuzqueñas del S. XVII- XVIII, sobre su vida. También se encuentran algunos mobiliarios y ornamentos litúrgicos de la época.

SALA SAN PEDRO DE ALCÁNTARA: En esta sala se exhibe una serie de cuadros que representan la vida de San Pedro de Alcántara. Se pueden apreciar también impactantes imágenes del santo y de Cristo en oración. Además, se conservan un crucifijo que habría pertenecido a Bernardo O’Higgins y algunos cilicios.

SALA CAPITULAR: Se puede observar aquí una colección de pintura americana, muebles e imágenes de los     S. XVI, XVII y XVIII. También destaca una rica y variada colección de platería religiosa de los siglos XVIII y XIX: cálices, copones, vinajeras, etc.

SALA GABRIELA MISTRAL: Muestra -entre otros objetos personales- el pergamino y la medalla de oro del premio Nobel de Literatura, que la poeta legó al pueblo de Chile bajo la custodia de la Orden Franciscana.

GRAN SALA: Aquí se encuentra la colección de pintura sobre la vida de San Francisco más importante de Sudamérica, realizada en Cuzco, en el S. XVII, en el taller del artista mestizo Basilio de Santa Cruz.

SALA SAN DIEGO DE ALCALÁ: Esta sala exhibe una serie de cuadros que representan la vida y milagros del santo franciscano español que vivió en el S. XIV. También se pueden ver fanales, una delicada tradición en torno al Niño Jesús.

ACCESIBILIDAD UNIVERSAL

El Museo de Arte Colonial San Francisco, cuenta desde el año 2015 con un proyecto inclusivo y multisensorial el cual contempla visitas guiadas para personas en situación de discapacidad física o psíquica; rampas de acceso en la entrada y en las distintas salas del museo para personas con movilidad reducida; folletos del museo diseñados de forma sencilla apoyado con imágenes para ser entendidos por todo tipo de público; folletos en formato braille y en contraste para personas que poseen baja visión; placas en formato braille al inicio de cada sala que señalan el nombre y una breve descripción de la misma, y un baño habilitado para personas en situación de discapacidad. Además, en dos pasillos del museo se disponen de televisores led que reproducen videos multisensoriales sobre la historia y colección del museo, cuya imagen principal es una intérprete de lengua de señas acompañada de subtítulos y audio para personas no videntes.

EMOTIVA CEREMONIA POR EL 50° ANIVERSARIO DEL MUSEO

Hasta la sala donde se albergan los 54 valiosos cuadros de la vida de San Francisco, llegó el 6 de diciembre pasado un centenar de personas para celebrar y hacer memoria agradecida de las cinco décadas del Museo de Arte Colonial de San Francisco, cumplidas exactamente el 4 de octubre de 1969, luego que después de 374 años se levantara la clausura del convento de la Alameda, ofreciendo los franciscanos de Chile su patrimonio artístico, cultural y arquitectónico a la comunidad.

El acto celebrativo cultural -ambientado con música virreinal interpretada por el Conjunto Amicus- contó con la presencia de diversas autoridades del mundo cultural y eclesial, entre ellas el Subsecretario de Patrimonio, Emilio de la Cerda; el director de la Biblioteca Nacional, Pedro Pablo Zegers; el escritor especializado en la obra de Gabriela Mistral, Jaime Quezada; y el Vicario de la Zona Centro, P. Francisco Llanca.

El pie inicial del acto fue la exhibición de un breve video con imágenes del convento antes de su apertura y fotos del día de la inauguración, acompañadas del relato sobre el nacimiento del museo expresadas por el ministro provincial de la época y fundador del museo, Hno. Francisco Javier Mac-Mahón, quien a sus 99 años se encontraba presente entre el público.

DISCURSOS

Posteriormente, el actual ministro provincial, Hno. Isauro Covili, dedicó unas palabras por el aniversario. “El Museo de Arte Colonial desde sus inicios siempre se pensó abierto a la comunidad, a la ciudad y esto porque la identidad franciscana encuentra en la desapropiación, en la liberación por la pobreza, como gozoso anuncio del Evangelio, que es uno de sus rasgos más característicos y profecía para nuestro tiempo, para construir sociedad y relaciones de mayor humanidad, fraternidad, con menos desigualdad y equidad. Los franciscanos vemos que el camino de salvación para el hombre y la mujer comienza cuando éste deja de ver el mundo, como señor, como propietario y por lo tanto, piensa que puede hacer lo que se le antoja”, dijo.

A continuación, en sus palabras de saludo, el Subsecretario del Patrimonio, Emilio de la Cerda, destacó el emplazamiento de la presencia franciscana de la Alameda desde una mirada patrimonial e histórica: “Es increíble que la historia de nuestra ciudad ha corrido de la mano de la historia de la presencia franciscana en el territorio chileno y también metropolitano. San Francisco es un museo bien especial porque es un museo mestizo, a mucha honra, y también es un museo casa y eso es muy especial. Es un museo que tiene un patrimonio inmaterial increíble, porque el primer piso es el museo pero el segundo piso es convento, los hermanos viven aquí, conviviendo el patrimonio material con el inmaterial”, comentó.

Finalmente fue el turno del director ejecutivo del museo, hermano Miguel Ángel Correa. “Este no es solo un lugar de exposición de obras artísticas ni somos sólo custodios de un patrimonio; para nosotros los franciscanos este es un lugar de evangelización y de encuentro con Dios. Cada cuadro, cada pieza de la colección y el mismo convento nos recuerdan a cada uno de nosotros que hay alguien que va más allá de nosotros y que nos invita permanentemente a reconocerlo como aquel nos hará trascender en la vida futura”, señaló en su discurso.

Al referirse a los desafíos que se plantean para el futuro, el director indicó que será importante “reconocer que lo colonial sigue siendo un valor, dado que es parte fundamental de la identidad chilena. Lo que hoy albergan estas antiguas salas, que anualmente reciben a más de 28.000 personas, nos recuerdan a todos nosotros que Chile tiene una deuda pendiente con el arte y la cultura”.

RECONOCIMIENTOS

Otro hito de la ceremonia lo marcó el reconocimiento a figuras clave en la historia del museo, quienes con su determinación, trabajo y entrega contribuyeron en el desarrollo del mismo. Uno de ellos fue el hermano Francisco Javier Mac-Mahon, “un visionario en cuanto a la importancia del patrimonio cultural que posee este convento y tuvo la valentía de impulsar la apertura de este lugar, para que todas y todos pudieran contemplar la maravillosa colección que resguarda el museo”. El galardonado recibió el reconocimiento entre fuertes aplausos y brindó un entusiasta saludo a los presentes.

Además de él se destacó públicamente a otras dos personas que no pudieron asistir a la ceremonia: la señora Rosa Puga Domínguez, quien se desempeñó inicialmente como secretaria y luego como como directora ejecutiva por un largo periodo, “siendo un rostro visible del arduo y generoso trabajo impulsado por los amantes del arte”, y al hermano franciscano José Milton Rodríguez “por su silencioso servicio en la fundación del museo, fruto de su conocimiento y aprecio por el arte”.

PLACA Y EXPOSICIÓN

Al término del acto, se inauguró la exposición temporal “Orígenes”, que a través de diversos recortes de prensa da cuenta de la fundación del museo y el impacto que esto supuso para el mundo cultural chileno y la ciudadanía en general. Al finalizar, el ministro provincial y el Subsecretario de Patrimonio descubrieron la placa recordatoria del quincuagésimo aniversario del museo.

 

También te puede interesar

LA TENTACIÓN DEL AUTORITARISMO DEMOCRÁTICO; EL SALVADOR EN CRISIS.

La Eutanasia; el último grito !!

El “sueño chileno” nunca alcanzó para todos.

Educación ambiental en confinamiento

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *